ENTREVISTA foto2

Publicado el 6 Enero, 2016 | por Ruda

0

DULCE Y AGRAZ/ LA CANTANTE QUE BUSCA ROBARNOS EL ALIENTO

Por Rayen Barriga

Fotos Valentina Riveros

Su nombre de pila es Daniela González Mella, penquista de apenas 17 años. Prontamente, terminará su primer ciclo como estudiante. A fines de 2016, dejará de ser una secundaria.

Dada por terminada esta etapa en su vida, enfocará sus esfuerzos en cumplir sus sueños y deseos más arraigados, como lo es la creación musical en su banda Dulce y Agraz.

¿Cuál fue tu primer acercamiento a la música?  

No recuerdo un momento específico donde la música haya entrado a mi vida, siempre he estado rodeada de mucho folclor chileno y música infantil. Mi mamá es folclorista, fue músico y compositora (y una muy buena jaja), tuvo que dejar el rubro cuando nací. A los dos meses de edad, dormía en el estuche de una guitarra mientras ella grababa en el grupo “Chilhué”, ahora nos reímos del registro. Sin embargo, no era la mejor cuna para un bebé recién nacido, por eso tuvo que dejar todo a medias para cuidarme.

Viví en Santiago hasta aproximadamente los 8 años, luego tuvimos que trasladarnos a Concepción y aunque he cantado desde siempre, nunca pesqué la música seriamente hasta los 12, cuando empecé a escuchar Coeur de Pirate y quise tocar el piano. Ahí nació mi amor desenfrenado por las melodías dulces y a los 13 ya estaba componiendo cosas, nunca más paré.

¿Cómo lograste definir tu estilo musical? y ¿Qué significó trabajar con Javier Barría en este camino de formación?

Creo que mi estilo musical aún no está definido, todavía estoy divagando mucho con mi sonido, pero eso es lo entretenido, porque ahora mismo puedo ir probando estilos hasta llegar a tener una identidad, una línea definitiva. Javier me ayudó muchísimo con eso, trabajar con él fue relativamente fácil, porque él sabía lo que yo quería, fue el traductor de toda la maraña de ideas que tenía para el EP.

El camino para llegar a trabajar con Javier no fue muy rebuscado, le mandé un mail no más con una maqueta de “El peso de mi pedal”, canción que terminó siendo mi primer single por sugerencia del mismo Javier. Lo auténtico de mi música podría ser más tangible cuando saque el disco, espero que en la producción también esté la mano de Javier Barría, porque es un elemento clave en ese “estilo musical” que estoy formando.

javierydanilanzamientojavier

¿Cómo describirías el contenido de tus canciones, tanto en lo musical como en las letras? Si tuvieses que encajarlas en una sensación o emoción, ¿cuál sería?

Me gusta eso de encajar las palabras en una emoción o sensación, hay una palabra en inglés que describe harto como me siento cuando escribo canciones: “Breathless”. De hecho, tengo una canción que se llama así, no tiene una traducción literal de una sola palabra, porque es más bien una expresión. Para mí, estar “Breathless” es como cuando miras a alguien que te gusta mucho, o lees algo que te inspira, o te das cuenta de algo que te desborda de sentimientos y no puedes hablar, se te seca la boca, el corazón está a mil y te quedas “sin aliento” que es la traducción de esa expresión. Lo que espero de la gente que escucha mi música es que sienta eso. Trato de escribir lo más al hueso posible, he trabajado harto en mi método últimamente. La forma en la que trabajo es haciendo contrastes entre la música y el sentido de las letras, me gusta que choquen, me gusta que una canción que es muy triste no tenga acordes tristes, porque así voy logrando una especie de “nostalgia dulce”, que es lo más característico de mis canciones.

¿Crees que Concepción es un nicho de oportunidades para los músicos? ¿Existen espacios y voluntad para dar a conocer el trabajo de los emergentes?

Hay agrupaciones como MIC que se desviven por dignificar nuestro trabajo, lo cual es tremendamente agradecido y valorado por nosotros. Creo que entre los que ven la música como un trabajo nos conocemos, todos saben quien va en serio y quien no. Sin embargo, es medio difícil demostrar a veces que uno quiere vivir de su propio arte. Me da mucha rabia ver a bandas buenas tocando en un local charcha con una amplificación de la misma calaña y remunerado con un vaso de vino. Lo penca es que hay bandas tan desesperadas por tocar que aceptan ese tipo de tratos, no conocen algo mejor, porque no se les ha dado la oportunidad. Me parece que ningún músico debería llegar a su “oficina de trabajo” con sus equipos a la espalda y trasladando la batería en micro, porque es súper sacrificado. Yo lo hice un montón de veces, sobre todo en instancias de autogestión y bandas que tocaban por amor al arte, que es por donde se parte.

¿Crees que el hecho de ser músico mujer y joven ha facilitado tu inserción en la industria o más bien ha sido una dificultad?

Eso es algo que me he cuestionado mucho últimamente, es fácil en la parte del espectáculo ser mujer porque es más atractiva visualmente para las masas, pero es tremendamente criticada y vulnerable para todo el resto. Soy chica, soy pollito nuevo y soy mujer, me ha costado convencer al resto de que en serio me gusta mucho la música, que no me veo haciendo otra cosa y que es mi trabajo, por lo tanto me esfuerzo para hacerlo. Hay pocas mujeres músicos, sobre todo en Conce, a veces en festivales soy la única. No estoy muy segura de si es un pro o un contra el hecho de ser mujer, tampoco me voy en la volá de defender mi género y aprovecharme del mismo porque no le encuentro sentido a eso, soy lo que soy, hago lo que me gusta y punto.

En octubre tuviste tu concierto de lanzamiento en Artistas del Acero, ¿cómo fue esa experiencia?

Todo el trabajo previo al lanzamiento fue agotador, me acostaba todas las noches pensando en la dinámica del show, tenía discursos preparados, movimientos, escenografías, etc, y cuando llegó el momento de montar todo me quería morir. De no ser por el tremendo equipo de trabajo que tengo no sobrevivo (ríe), estaba muy contenta, pero tremendamente nerviosa, no podía dejar de temblar me daban como espasmos y me preocupaba no poder cantar o no poder avanzar al momento de subirme al escenario.

Hubo un momento en donde me estaban maquillando y mis piernas daban tiritones involuntariamente, la maquilladora tuvo que pedirle a todo el mundo que saliera de la sala para poder terminar de trabajar porque estaba colapsando y nos quedaba poco tiempo, mis músicos se portaron súper bien y fueron mi colchón en todo el show. Las primeras dos canciones fueron un suplicio, pero después fue la libertad misma, hasta me saqué los zapatos para estar más cómoda, todo por lo que habíamos trabajado estaba rindiendo frutos, fue muy bonito. Mi parte favorita fue después del show, cuando pude conocer a la gente, me llenaba el corazón ver sus caritas contentas, la hermanita de un amigo me regaló un dibujo que está pegado en mi resfrigerador como un trofeo.

Luego has tenido varias presentaciones, entre ellas en Galería Aura, PULSAR y Son del Biobío,¿cómo viviste estos escenarios y cuáles de vienen?

Los lugares donde he tocado después del lanzamiento han sido puro crecimiento y aprendizaje, todos me han dejado algo importante que analizar, reviso las tocatas que han tenido registros para ir mejorando las falencias. Ahora estoy emocionada porque voy a tocar en Santiago el 16 de enero en Club Subterráneo. La última vez que estuve allá fue para la Feria Pulsar y no alcancé a avisar con mucha anticipación, recibí muchos retos por parte de los fans que me pedían que volviera (ríe), ahora pretendo conocer al público y darles el tiempo que se merecen. Son del Biobío me marcó en particularidad por el cariño de la gente después del show, se acercaron varias personas a conversar, no pude alargarlo mucho porque ese mismo día tenía que viajar, pero hubo una conexión especial, un cariñito al corazón.

Fuiste nominada como una de las 5 revelaciones musicales del 2015 por Solo Artistas Chilenos, ¿cómo te sientes con esto siendo tan joven?

El tener 17 años es un plus que hace mi trabajo “más emocionante”, pero no lo es todo. Yo conozco personas de mi edad que también tienen mucho potencial, por las ganas de los integrantes de hacer música, como Atlas (Concepción). El único provecho que podría sacarle a mi edad, es que estoy en el tiempo justo para equivocarme, puedo aprender de los errores y ninguno va a ser tan terrible, la caída no es muy alta, por lo tanto, el golpe no duele tanto.

¿Algún mensaje para los jóvenes que buscan debutar en la escena musical?

El ser joven da lo mismo, lo que interesa es servir de ejemplo para las personas que tienen mi edad y que quieren hacer música, pero les da miedo lo “poco rentable” que puede ser. El colegio te ahoga con la idea de que te tiene que ir muy muy bien para poder estudiar una carrera que te de un sueldo muy muy alto y poder tener una muy muy buena vida y pucha… A mi el colegio nunca me ha enseñado nada que me llene el corazón y que me haga feliz, al contrario siento que ha estorbado por años el camino que quiero seguir y me ha quitado tiempo valioso para poder componer. Atrévanse, aprendan por puro deseo de crecimiento personal y no por obligación, tienen toda la vida para equivocarse, los “hobbies” son una excusa que tienen los grandes para que seas lo que ellos esperan que seas.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone


Acerca del Autor



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Volver Arriba ↑