RECOMENDADO 4

Publicado el 18 Junio, 2017 | por Lucas Salazar

0

LA PASTA DE LA NONNA/ UN LUGAR DE TRADICIONES

Fetuccini de calamar en salsa de locos o cannellone relleno de jaiba, son algunos de los aromas que nos obligan a detenernos en Caupolicán #255, en el centro de Concepción, para explorar esa fachada rústica italiana que nos entrega La Pasta de la Nonna. Verónica Jarpa García-Vinuesa, dueña de la trattoria, nos espera en una mesa del interior para contarnos todo sobre este emprendimiento.

Desde que nos abren la puerta para recibirnos con un cordial saludo, se crea la curiosidad de explorar el lugar. Un pequeño espacio italiano montado en el casco histórico de la ciudad penquista, a tan sólo cuadras de la plaza principal.

Emprendiendo hace más de diecisiete años, con un sistema de reparto puerta a puerta, Verónica decidió transformar su rutina en una cocina constante. Casi cuatro años duró el servicio delivery, ganando adeptos de boca en boca, logrando que el dato de las pastas tuviese su público fiel. Sin embargo, en el año 2003, con la ayuda de su padre, decide instalar ocho mesas en un local en Av. Pedro de Valdivia #521, donde aún se mantiene con un ambiente romántico y acogedor, sin eliminar el sistema de reparto. Bastaron dos semanas desde su apertura, para que un domingo (jamás olvidado por su dueña) se llenaran las mesas y la trattoria entregara sus frutos, donde Verónica decide no parar más.

Alegremente recuerda sus inicios y su paso por cocinas como bartender o mesera de locales, a modo de trabajos juveniles. Su relación directa con restoranes proviene desde sus padres, dueños de locales de comida donde asegura “cocinaban como los dioses”. Si bien al principio no todo fue fácil, debió pasar por periodos en los que contestar el teléfono para anotar pedidos, cocinar y repartir, eran rutina de toda una familia enfocada en la cocina.

Tras el terremoto de 2010 y con la caída de la vía que une Concepción con San Pedro de la Paz, puente Llacolén, Verónica decide abanderarse por la ciudad y crear un nuevo local en Michimalonco #978, con un ambiente cálidamente familiar que se transmite hasta hoy.

La necesidad de llegar a todos los penquistas, la lleva a la creación del tercer y último local de La Pasta de la Nonna en Caupolicán #255, con un ambiente de oficina y desconexión, que amenizan la espera de la comida con el sabor de unos panecillos toscanos y fugazza. Junto a ellos, Il Mercatino los asiste vendiendo los productos gourmet que son ocupados en la cocina y delicateses italianas.

En la actualidad, son alrededor de 80 personas que integran y trabajan para la familia de la pasta en sus tres locales. La especialidad del día, se roba la mirada de los clientes, dando la posibilidad al chef de expresar y probar nuevas fusiones. Un emprendimiento local que nos deja un espacio italiano en esta urbe penquista.

Buon Appetito!

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Etiquetas: , , , , , , , , ,


Acerca del Autor



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Volver Arriba ↑