ÁNGELA NEIRA/ CAMBIANDO PARADIGMAS DESDE LA LITERATURA

Publicado el 7 septiembre, 2016 | por Ruda

Ángela Neira Muñoz (36) es escritora y activista feminista. Con una conciencia social fuerte, lucha día a día por erradicar el machismo y los rasgos patriarcales en la sociedad. Nació en Tomé, pero también ha vivido en San Pedro de la Paz y Concepción.

Al preguntarle por el comienzo de su interés y amor por la literatura, su respuesta emerge rápida y naturalmente. “Mi interés surge cuando pequeña, desde luego. Me crié en un espacio donde hubo muchos libros, a pesar de la época porque en los ochenta estábamos en dictadura todavía. Mi papá era un poeta aficionado y mi mamá había estudiado Filosofía, así que siempre estaban leyendo. Teníamos los suficientes libros como para hacernos una biblioteca a nuestro modo”.

Sus competencias como lectora y escritora desde niña eran evidentes, sin embargo, algo no encajaba en Ángela. La mayoría de los libros que conocía, eran escritos por hombres: Nietzsche, Shakespeare, Neruda, Parra. ¿Dónde estaban entonces los escritos por mujeres?

¿Tu sueño siempre fue ser escritora?

Sí, lo tenía súper claro. Desde chica jugaba con mis amigas a que yo era secretaria y escribía cosas. Siempre quería escribir poemas, odas. En mi colegio (que era católico) inventaba canciones a los santos en los concursos literarios que hacían las monjas. La cosa era escribir, no importaba muy bien qué.

¿Cuáles son tus referentes literarios y cómo te introdujiste a ellos?

Durante la media, mis profesoras de Castellano nos impulsaron a leer literatura de autoras contemporáneas vivas. Ahí, a los 16 años, tuve mis primeras influencias con Diamela Eltit, Virginia Woolf, leí mucho a Colette, y por supuesto que siempre a la María Luisa Bombal. Fue todo un desafío, pero recuerdo que me cautivó la Diamela, su forma de narrar tan desgarradora y diferente a lo que había leído antes.

IMG_4425Al momento de salir del colegio. ¿por qué carrera te decides?

Me decidí por la pedagogía, porque amaba a mis profesoras y las admiraba mucho… Quizás porque su forma de ser feministas era introducir a sus alumnos a literatura hecha por mujeres. Además, el enfoque de la carrera de Pedagogía en Español de la Universidad de Concepción era súper literario y lingüístico, me calzaba perfecto. Mis papás igual me lo cuestionaron un poco, pero yo pensaba que no necesitaba tanta plata para vivir, mis metas estaban en ser escritora. No en tener autos ni grandes lujos. Quería escribir acerca de la tortura, de la memoria, la violencia, de los sueños, pero desde una mirada de mujer, desde mi enfoque.

 

Después de Tres escenas en la vida de Alicia (s) y Menester … ¿Tienes en mente otras publicaciones?

Sí, y bien diferentes a lo que he estado haciendo (dramaturgia y poesía). Tengo ganas de hacer libros infantiles. Y esta idea surge porque siento que, en casi todos los cuentos infantiles, el rol de la mujer es que “debe ser rescatada por un hombre”; es un rol pasivo. Quiero aportar desde mi mirada crítica y feminista. Porque si hoy en día no hay literatura feminista para niños y niñas es porque, sencillamente, la sociedad sigue siendo machista-misógina, y la literatura refleja eso.
13901431_930254103750730_1296875867468994535_n

¿Cómo crees que debemos leer la literatura femenina?

Propongo leerla con una mirada crítica, revisando la historia y los diversos contextos en que surgen, es decir, con una perspectiva geopolítica y feminista. Existen mujeres que están visibilizando las problemáticas sociales y culturales con otros lenguajes. En mi opinión, escribir en primera persona es un acto rebelde, crítico y político, tanto como salir a la calle a protestar.

A propósito de lo que Virginia Woolf se cuestionaba, ¿qué crees que necesitan las mujeres para escribir?

Aparte de lo que decía Virginia (una habitación privada y un par de monedas) creo que necesitamos libertad, tiempo y autonomía. Por sobre eso, también está leer. La lectura es fundamental para formar un pensamiento crítico sobre nuestro contexto social, económico y cultural. Sin eso, es una fantasía hacer literatura; sin eso, convertimos la literatura en una cosa. Y yo creo que es todo lo contrario, es una ciencia social, que tiene mil miradas e intersecciones desde las que nosotras debemos situarnos con una postura analítica y activa.

Comentarios




Publicado por

Ruda

Biografía del autor.