DAMIÁN ALCÁZAR / VOCES DE LA EXPERIENCIA EN LA INDUSTRIA AUDIOVISUAL

Publicado el 5 junio, 2018 | por Ruda

Por Ignacio Basualto Morales . Foto Francisco Arias 

El cine chileno vive su momento más importante en la historia de la industria nacional. No solo por los galardones que las producciones más destacadas siguen cosechando en el extranjero, sino por la evolución que ha tenido la producción audiovisual, tanto a nivel comercial como en su formato independiente. Y en este escenario de crecimiento exponencial los festivales de cine juegan un rol fundamental.

La última edición del Festival Internacional de Cine de Lebu contó con un invitado de renombre internacional. Damián Alcázar (65), actor mexicano famoso por sus roles en películas como “La Ley de Herodes” o “El crimen del Padre Amaro”, además de su reciente participación en la serie “Narcos”, donde interpreta al líder del Cartel de Calí, llegó a Lebu para ser jurado de la competencia de Cortometraje Ficción Internacional.

Si bien Damián había visitado Chile en el pasado, con su programa de televisión “Diario de Viaje”, es la primera vez que llega a nuestras tierras a participar de un festival de cine. Para el mexicano, la coproducción y la distribución son los elementos claves que debe buscar el séptimo arte en Latinoamérica para subsistir.

¿Cómo ves la creciente realización de grandes producciones latinoamericanas, tanto en cine como en la televisión?

Creo que ha sido importante el desarrollo de las coproducciones para ayudar a hacer mucho más cine en nuestros países. Confío en que cada nación puede gestar su propio cine, siempre y cuando los realizadores tengan el presupuesto necesario. Y ahí creo que hay un desafío bastante grande. Chile tiene una gran historia en el cine, con realizadores jóvenes formidables, que necesitan ser apoyados. Yo sé que hay mucho más para mostrar, y si llega el respaldo necesario se pueden lograr grandes cosas.

¿Te refieres a la importancia de asegurar la exhibición de las películas?

Es que es el mayor respaldo para el desarrollo de la industria. Deberíamos tener muchas salas de cine en el que se vea cine chileno y cine internacional, de calidad, de distintas partes del mundo. Hoy las salas de cine han sido entregadas a los empresarios y negociantes que solo ven un negocio en esto. El cine es mucho más que un negocio, y hay que cuidar y velar por la calidad. Por ejemplo el cine mexicano ha ido en menoscabo, menospreciándose, precisamente por la falta de exhibición. Hay grandes directores, guionistas, fotógrafos, actores, pero falta vender nuestro cine. Que tengamos dónde ofrecerlo. Mientras las salas solo reciban producciones norteamericanas, será muy difícil que se desarrolle el cine de cada país de Latinoamérica.

Por lo mismo es interesante el fenómeno de las coproducciones.

Por eso digo que la colaboración entre países genera más facilidades para que la película sea vista. Hoy en día si tu cinta entra en Estados Unidos es casi seguro que logre ser vista en todos lados. Pero si no es así, no hay cupo, la película se ve tres días y se va para la casa. Ahí en donde tiene que tomar parte el Estado y proteger la producción nacional.

Netflix y el mundo del streaming

¿De qué forma los servicios de streaming han llegado a remecer el funcionamiento clásico de la industria audiovisual?

Los servicios de streaming abrieron una ventana formidable. Le entrega a la audiencia mucha calidad, productos de altísimo nivel. Para nosotros los actores también es una oportunidad de trabajar en grandes producciones, sobretodo en Latinoamérica donde los presupuestos no solían ser los que se manejan hoy en día. Sin embargo, me refiero a la televisión, porque para mí el cine es otra cosa. La magia del cine es que se vea en salas especializadas. Está muy bien que pueda llegar a cada hogar, pero primero debiese verse en las pantallas hechas para disfrutar del cine en su formato clásico.

Hay mucha polémica de la participación de producciones hechas para servicios de streaming en Festivales de Cine. ¿Qué opinión tienes al respecto?

Esas reglas fueron estipuladas mucho antes de que existieran estos servicios modernos. Creo que debería ser más flexible. Si una película se estrenó en televisión, no veo problema que se exhiba en un festival. Los productores eligen dónde estrenar sus películas dependiendo del público al que buscan. Mientras sea cine, creo que los festivales deberían actualizar sus parámetros, porque al final lo que nos importa a todos es que las personas puedan disfrutar del cine en todos sus formatos. Además, las cintas obtienen sus galardones por su calidad, no tiene mucha importancia dónde o cómo se estrenó.

El Premio Oscar

El pasado domingo 4 de marzo, Chile obtuvo por primera vez el Oscar a la “Mejor Película Extranjera”, de la mano de la excelente cinta “Una Mujer Fantástica”, protagonizada por Daniela Vega y dirigida por Sebastián Lelio. Los méritos de la película para tal galardón son indudables y la opinión pública se llenó de euforia por el segundo Premio de la Academia para Chile (luego de Historia de un Oso en 2015). Se habla de la consagración del cine nacional y de un “antes y un después” para la industria chilena.

¿Qué importancia le otorgas al futuro del cine chileno el tener una película ganadora del Oscar?

Es muy extraño. Primero porque los Oscar tiene una importancia espectacular. Yo no lo pondría en cuestionamiento, ya que no son imparciales. Hay un juego político y comercial en esa elección. Qué bueno, me alegro que haya una película de calidad que sea galardonada. En el caso de Una Mujer Fantástica me parece una producción formidable, que merece cualquier galardón. Ahora, si ganaba o no, me parece que era lo de menos. Te puedo decir con la experiencia mexicana. Tenemos un sonidista, tres directores, dos fotógrafos que han ganado el Oscar. Y eso al cine mexicano le da renombre, pero las autoridades y los que abren los espacios solo presumen de ello, mas nunca han utilizado estos premios como algo que impulse la industria.

¿Y dichos premios no han sido utilizados para potenciar la industria local?

Hablamos de un gobierno mexicano (el actual), que está totalmente distante de la cultura y las artes. Es el lado totalmente opuesto. Y es en este gobierno que han llegado estos premios y no ha significado absolutamente nada para el cine mexicano. Ningún cambió ni crecimiento. Si las personas que pueden tomar las decisiones que permitan que la industria crezca no hacen nada, no importa mucho el premio que traigas. En el caso de Una Mujer Fantástica, da lo mismo el galardón que obtenga, porque la película por sí sola es importante, ya que habla de la intolerancia, de la diversidad y de temas muy actuales. Ojalá sea vista en todo Chile, porque sin duda eso es finalmente lo que más trasciende.

Por último, ¿qué tal la experiencia de participar en el FICIL 2018?

Un festival es una fiesta del cine. El Festival Internacional de Cine de Lebu es una maravilla, porque les da acceso al cine a personas que ni siquiera tienen una sala comercial a la cual acudir durante el año. Es un trabajo de descentralización de la cultura maravilloso lo que realiza este festival. Por otro lado, es muy gratificante el compartir con realizadores, productores y actores jóvenes. Se da un aprendizaje muy interesante y me ayuda a cuestionarme como actor, el ver que tengo aún mucho que aprender. Seguramente podré ver el nacimiento de grandes realizadores en este lugar, con los que espero encontrarme nuevamente más adelante.

Comentarios




Publicado por

Ruda

Biografía del autor.