ENTREVISTA MatiAntuco3

Publicado el 19 Julio, 2017 | por Coté Gonzeta

0

MATHIAS ENCINA/ EL OTRO ENTORNO DEL PIANO

Sumergido en la industria musical desde los cinco años, Mathias Encina (32) busca transmitir sus emociones a través del piano, el instrumento que lo acompaña, sin límites, a donde sea.

Y es que Mathias es un músico aventurero, que recorre de norte a sur el país, conectando sus potentes sonidos con la naturaleza. Chiloé, Lago de Todos los Santos, Coliumo, entre otras hermosas postales, son los escenarios que dan vida al proyecto “La Ruta del Piano”.

El pianista y también productor, se considera un personaje volátil, al igual que sus composiciones que van más orientada a la fantasía, un género amplio de música libre. Es por esto que aparte de sus dos obras principales: “Stramyok” y “Fénix”, está considerando la posibilidad de sumar un nuevo proyecto que une lo clásico del piano con lo electrónico.

“La música para mí es respirar. Es como un medio de comunicación que puedo ocupar para relajarme, motivarme, o entregar sensaciones a la gente. Para hacer la vida más linda cuando no lo está, porque energéticamente puedes generar cambios emocionales”, expresó Mathias Encina.

¿Qué te llevó a incursionar en la música, y en el piano específicamente?

Especialmente por la familia. Mi abuelo paterno fue quien tuvo la primera casa de música en el sur de Chile (Concepción). Hay una historia grande respecto a eso, a nivel musical todos compraban instrumentos acá, tenía academias de música, y estuvo súper involucrado en esa área. Entonces, de chico que empecé a respirar ese tipo de cosas que tenían que ver con la producción y la música.

Yo llegaba a la casa de mi abuelo y había un piano de cola en el living, órganos en todos lados. Estaba absolutamente rodeado de música, yo creo que ahí es donde mi vida no la pude ver después sin ella, era mi naturaleza.

¿Cuál es la finalidad de conectar la música con la naturaleza que reflejan tus videos?

Justamente, la idea es conectar la música con la imagen. Soy fanático de Chile, de viajar y conocer lugares, por lo que es un placer hacer rodajes en postales lindas. No hay nada mejor que mezclar la música con videos en la naturaleza, algo tan simple que majestuosamente genera emociones que cada uno puede ir armando por sí mismo. Me gusta que la naturaleza pueda ser interpretada de la forma que cada uno quiera. Busco lugares más apoteósicos. Obviamente me gusta estar cerca de un volcán, una montaña grande, o monumentos. Por ejemplo, dentro de mis planes me gustaría ir a grabar a Isla de Pascua, la Antártida, Catedrales de Mármol, Torres del Paine, y el Valle de la Luna

Como Mathias Encina, ¿qué proyectos estás realizando y qué proyectos se vienen?

Ahora como pianista, estoy grabando mi disco, espero tenerlo a fin de mes. Será una presentación para que la gente pueda conocer mis temas en un formato físico, o con plataformas web como Spotify. La idea es acercar más la música, que la hagan más parte de su vida. Posterior a eso, pretendo seguir mejorando y hacer nueva música.

Por otro lado, se vienen dos conciertos en Santiago: el 27 de julio en teatro de Carabineros, y el 29 en Chile Pianos. Además, seguimos trabajando con “La Ruta del Piano” y los videoclips, donde estamos definiendo lo que se viene en el próximo video, que requiere una producción importante. Tengo la intención de hacerlo en la cima del volcán de Chillán. Y para el próximo año quiero hacer un proyecto de música electrónica con piano.

Cuéntame de Fénix, el video que recientemente lanzaste en Galería Aura…

Para contextualizar, Stramyok es la primera obra, es evidencial. Son pasajes musicales que relatan las diferentes etapas en la vida, desde el nacimiento, hasta la muerte. En mi caso, hice mi propio réquiem: muere una parte de mí que me mantenía preso de todo y del mal año que fue el 2012. Muere cuando cae esta persona inestable, materialista y desagradable.

Fénix es justamente el renacer del ser. Es más espiritual, donde te fijas en lo que tiene sentido, para qué estás acá, o cuáles son tus sueños. Todo ese tipo de confusiones y acercamiento espiritual. Me compré un piano nuevo y gracias a eso volví a tocar y empecé hacer conciertos en distintos lugares. Fue dándose la posibilidad. Fénix se trata de eso, que la idea es transmitir lo que sentí, de querer renacer después de un fracaso que te deja sin energía. Fénix es emocional, algo melancólica pero esperanzadora. A diferencia de Stramyok, que es densa, pero con algunas partes lindas que reflejan la infancia.

MatiAntuco5

Respecto al escenario musical de Concepción, ¿realmente es un nicho de oportunidades?

Las oportunidades están, aunque en Concepción hay una especie de recelos por la música. Es complicado al no tener la posibilidad de compartir con la gente, o con tus pares de manera eficaz. Yo creo que está más avanzado el tema del rock, porque estamos llenos de talentos, pero no tenemos esa unión con los otros músicos. Todavía está muy en pañales.

¿Y cómo ha sido tu experiencia debutando en Concepción?

Súper buena. He tocado en varios lugares. El último concierto que di fue con mi piano acústico en la Catedral de Concepción, fue una maravilla porque se llenó. Es grata la experiencia de tocar un acústico en una catedral, con esa emocionalidad que tiene un lugar sagrado. En Santiago también se me han dado oportunidades de tocar en teatro, como en la Corporación Cultural de Carabineros, donde hubo como 700 personas. Fue una sensación impresionante.

¿Cómo te gustaría ver esta ciudad, musicalmente hablando?

Que sea una ciudad musical, porque una cosa es reconocer que lo somos, pero no auto proclamarnos. No veo calles pintadas de piano, ni una calle que sea musical, que se llame Álvaro Henríquez, por ejemplo, o que cada esquina tenga una llave de sol. Me gustaría que fuera un Concepción con la identidad musical que lo refleja. Por otro lado, que te acoja más como músico, que se unan los artistas. Hay mucha distancia entre uno y otro, por la envidia y recelos. Yo creo que faltan más personajes que generen un movimiento musical, así como lo hacen Dani Boy de la Bodeguita o el Negro Pésimo de Casa de Salud.

¿Y en cuanto a ti?

Sólo me dejaré llevar como una hoja, lo que se dé. Estoy trabajando para algo bueno, pero el trabajo te va forjando en el futuro.



 

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Etiquetas: , ,


Acerca del Autor

Periodismo UDD, 22 años.



Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Volver Arriba ↑