MIERDA, MIERDA, MIERDA

Publicado el 26 agosto, 2016 | por Alda Salazar

“Acá en Conce nunca llega nada, es demasiado fome”, “en Santiago siempre hay obras buenas”, “eres actriz, no sales en la tele… ¿y te da para vivir?”, “ahh sí, yo fui al teatro la otra vez, esa obra de esos que salen en la teleserie”

Éstas son algunas de las frases con las que suelen lidiar los actores de Concepción y de otras regiones que no sean la Metropolitana. Entre las calles húmedas y terremoteadas, entre las galerías y espacios comunitarios hay muchos actores y bailarines trabajando día a día para presentarse en las salas penquistas- porque también hay muchos espacios donde se muestra teatro-. No necesariamente son rostros televisivos, ni divos llenos de capas para ocultar su rostro, tampoco son seres excéntricos – o tan excéntricos-, pero si son personas que mantienen viva la cultura y generan trabajos de calidad.

Pareciera ser que estamos muy acostumbrados a los medios y a lo que nos muestran, pero hay otros lenguajes cuya gracia radica en el “en vivo y en directo” de presencia física, no sólo de transmisión. Esto es el Teatro y la Danza. Estas manifestaciones artísticas surgen desde el encuentro social para conectarse con la vida, lo divino y lo profano. Una necesidad que aún existe en nosotros, pero pareciera que algunos espacios los vemos como vetados, lejanos o incluso extraños y, por alguna razón, nos privamos de concurrir al Teatro.

Las caras en las filas de los teatros de Concepción son siempre las mismas y entre ellos ya se reconocen. La misión de este espacio es iluminar el camino para que, poco a poco, en las butacas penquistas comiencen a aparecer nuevos rostros, voces y risas.

En este segmento conoceremos a distintas personas y compañías que “hacen tablas” en nuestra ciudad y que tienen la convicción de que el Teatro y la Danza pueden despertar debates humanos que hoy están en cuestión. Sea desde el humor, el sarcasmo, lo onírico o lo trágico. A ver si nos comienza a entrar el bichito de aventurarnos a ir a ver algunas funciones y empezar a ver los lenguajes que inspiraron al cine en todas sus versiones, incluso el 3D.

Fue difícil seleccionar una compañía por la cual empezar, hay muchas y de gran calidad. Pero como la misión es seducirlos, en el buen sentido de la palabra, a que vayan al teatro vamos a comenzar con una que tiene funciones esta semana.

Compañía La Otra Zapatilla

El 2007 en las salas de clases de la carrera de Teatro de la Universidad del Desarrollo comienza a gestarse la idea de armar una compañía, no sé si ellos mismos habrán dimensionado todo lo que esto conllevaría. El nombre de La Otra Zapatilla surge de una anécdota en el aula, que en su momento también fue metáfora del camino que les quedaba por recorrer para llegar a ser actores. Hoy, con nueve años de colectivo, la compañía sigue bajo el mismo nombre fluyendo en los cambios y nuevos desafíos que conlleva el transcurso del tiempo. La confianza y el respeto son valores que consideran fundamentales dentro del equipo de trabajo el cuál ha logrado generar en sus integrantes un gran sentido de pertenencia y compromiso.

La misión de la compañía es que el teatro sea para todos, no sólo para aquellos que gusten de las cosas raras. Para eso buscan códigos que sean familiares para las personas e historias que resuenen en el colectivo. Es una gran apuesta, ya que poner en escena relatos conocidos por todos siempre implica que alguien tenga un pero. Mas, ha logrado impresionar, divertir y acercar el teatro a los penquistas.

En estos años La Otra Zapatilla ha logrado diversificarse. Todos los integrantes de la compañía trabajan con horario, al igual que el de las oficinas. Obras infantiles, obras escolares, creación de audiencias, talleres de teatro y obras a pedido son alguna de ellas. En todas sus propuestas intentan poner en la palestra valores universales y potenciar el atributo educativo del teatro.

Hace unos años gestaron el Tropiconce, cuyo objetivo fue convocar a distintas compañías a actuar en un festival de artes escénicas. A pulso, trueque, sudor, lágrimas y auspicios lograron poner en marcha este proyecto en el verano del 2013 y 2014. Si todo sale bien -más concretamente si se adjudican un FONDART-, el 2017 podríamos volver a tener el deleite escénico en nuestra ciudad. Memorias de Concepción, Louta, Víctor, El principito, Geografía del Mito y La Leyenda son sólo algunos de los montajes de la compañía que cada cierto tiempo vuelven a estar en cartelera.

Este mes volverá Ana Frank, estrenada el 2014. Dirigida por Andrés Céspedes y con nueve actores en escena la obra relata la clásica historia basada en la experiencia del hacinamiento, encierro y temor de una niña durante la segunda guerra mundial. Si bien, la historia muestra el conflicto judeo nazi, éste resulta ser sólo un pretexto para reflexionar acerca del valor de la vida, la validación auténtica de un otro y la necesidad de tener relaciones de amor y respeto entre los seres humanos independientemente de las nacionalidades, religiones o creencias.

la-otra-zapatilla-presenta-ana-frank2009

Obra:                     Ana Frank.

Dirección:             Andrés Céspedes

Elenco:                  La Otra Zapatilla

Funciones:            Jueves 25, Viernes 26 y Sábado 27 de Agosto, a las 19.30 horas

Lugar:                    Sala de espectáculos de Artistas del Acero

Valor:                     $2.000 Estudiantes, $4.000 General

Para conocer mejor a la compañía y sus proyectos puedes ingresar a www.laotrazapatillateatro.com

Comentarios




Publicado por

Alda Salazar