#NIUNAMENOS

Publicado el 20 octubre, 2016 | por Ruda

Desde la tarde de este lunes y a partir del rechazo provocado por el crimen contra una joven argentina de 16 años que fue violada y asesinada, diferentes redes sociales han sido la plataforma de viralización de una imagen con el hashtag #NiUnaMenos. Ésta llama a los usuarios a adherirse a la campaña desembocada por el repudio a la violencia que día a día miles de mujeres sufren a manos de hombres.

Durante el día, mis redes sociales se colmaron de la imagen y de diversos mensajes en apoyo al movimiento y la iniciativa. Horas después, la situación se masificó y comenzó a rondar otra imagen que me llamó mucho la atención: “Nadie menos, tocan a alguien, nos tocan a todos. Hombres, ni mujeres, ni niños, ni ancianos, ni nada. Protejamos a todos sin discriminar”.

De la misma forma y casi con un extraño afán tácito de invisibilizar la campaña por la violencia de género, se transformó en tendencia #NadieMenos. En primer lugar, traté de leer los argumentos a favor de ello y, aunque sin resultados positivos, entenderlos. Básicamente el planteamiento se reduce a que “no se trata de un tema de género” y que, aparentemente, “#NiUnaMenos es una premisa excluyente”.

Resultado de imagen de regina george raising her handSiendo franco, pensé que no era posible que tuviese contactos en Facebook que hicieran un berrinche con “nadie menos” como consigna. ¿Por qué un berrinche? Es como si no pudiera existir un movimiento que no incluya a los hombres como los “vulnerados”, dirigido por ellos y para ellos. Imaginé a Regina George, reclamando por no ser la protagonista del Jingle Bell Rock y acusando que ella ha sido víctima de violencia en la secundaria.

El punto es que la campaña no pretende ser excluyente. Está claro que todas las vidas importan y que ningún tipo de violencia es aceptable, por más que vivamos en medio de ella y muchas veces seamos nosotros quienes la perpetuamos en acciones pequeñas, que terminamos por naturalizar. Pero esta vez y por fin, este tema está presente, se discute y ha dejado de invisibilizarse. Por ello, la campaña está orientada a exponer “la indignación y rabia por el ataque y asesinato femicida de Lucía Pérez y por todas” y a partir de eso, alzar la voz en pos de proteger de manera transversal los derechos vitales de quienes son permanentemente vulneradas: las mujeres.

Y, ¿qué tal con los hombres violentados por mujeres? el Informe Mundial sobre Violencia y Salud de la OMS (2002), da cuenta que entre el 50% y el 70% de los asesinatos de mujeres son cometidos por sus parejas actuales o anteriores, mientras que sólo el 5% de asesinatos de hombres se debe a ataques de sus parejas. Y sólo durante este año han sumado 39 femicidios en el país o ¿es que simplemente estoy desinformado con respecto a la cantidad de ataques y abusos por parte de mujeres a hombres? Me encantaría saber cuántas veces un hombre ha caminado asustado en la calle, porque una mujer lo está acosando.

Tengo convicción con respecto a que los hombres también sufrimos la violencia del machismo, pero son muy diferentes las consecuencias que conlleva vestir una polera rosada y recibir las burlas de otros hombres frente a los innumerables asesinatos e injusticias sociales perpetuadas a mujeres. Por otra parte, si vemos el trasfondo de ello, generalmente las prácticas machistas afectan a un hombre cuando éste se escapa de las nociones sociales dominantes respecto a “ser hombre”. Esa es la base de la discriminación homosexual: si un hombre tiene conductas “propias de una mujer”, es rechazado, violentado y discriminado, “porque es inferior al resto de los hombres”.

¿Acaso no es posible que un movimiento social pueda ser dirigido y orientado por mujeres? Pareciera que a ciertos hombres no les basta ser quienes estén violentando y atacando a mujeres. Al parecer, existe un sector que levantó la bandera de lucha desde su trono de privilegios y no quiere ser parte de este sistema de violencia, pero quieren ser ellos -y sólo ellos- los protagonistas del movimiento que defiende a las mujeres.

No se trata de empatar las campañas, no se trata de cuánto tiempo permanezca como trendic topic #NiUnaMenos, se trata de que se les respete, que nos las maten, que no las violen, que las dejen de abusar y agredir, y que por sobre todo no se les trate como seres de segunda categoría, porque quienes dirigen esta lucha, son ellas, y son las mujeres quienes instauraron la discusión que por fin hoy se está visibilizando y la que muchos hombres pretenden opacar.

La mujer es el sexo fuerte y si es que históricamente se ha visto relegada, no es nada más que por el miedo de la sociedad al potencial femenino. Después de todo, antes de instaurar la tendencia #NiUnaMenos, el #NadieMenos brilló por su ausencia.

Comentarios




Publicado por

Ruda

Biografía del autor.