NORTON MAZA/ «LA PERSEVERANCIA ES LA CLAVE PARA VIVIR DEL ARTE”

Publicado el 4 octubre, 2016 | por Ruda

Por Francisca González Carrasco

Sus obras están en diversas colecciones en Chile, Estados Unidos, Francia, Canadá, Inglaterra, Bélgica, España.

Norton Maza reconocido artista visual chileno, quien fue exiliado a Francia junto a su familia a los cinco años de edad tras el golpe militar. Volvió a su país en 1994 por su anhelo de retomar el contacto con su familia y conocer su patria. Hoy su hogar está en Santiago, vive de su arte en el que refleja los dramas humanos bajo los poderes religiosos, políticos, la inmigración clandestina, entre otros.

Siempre apoyado de su familia, comenzó sus estudios de arte en 1983 en la Escuela Elemental “Juan Pablo Duarte” de Cuba, posterior a eso se titula de la Escuela Nacional de Arte “ENA” en 1989, continuando con estudios superiores en el Bellas Artes de Bordeaux en Francia. En la actualidad, ya lleva a su haber múltiples exposiciones en solitario y grupales, además de haber recibido varios premios, actualmente está por realizar proyectos nacionales e internacionales.

¿Por qué decidiste ser artista?

Vi que sería interesante poder hablar de temas que le importan a mucha gente, temas colectivos, es necesario apoyar un tema mayor que no sólo le aqueje a uno. Además, en un mundo que es cada vez más individualistas hay que actuar, ser autocrítico en lo que uno hace.

¿En qué te inspiras para crear tus obras?

Mi trabajo tiene relación con mi propia historia, fui exiliado, estuve fuera de Chile, mi papá estuvo preso 3 años y medios; fueron momentos difíciles. Después llegando a Francia vi que seguía gente presa. Y luego en Cuba viví otra conciencia frente a cosas que pasan a nivel mundial. Uno puede estar de acuerdo o no con determinadas políticas, yo no soy de ningún partido, yo soy más humanista, en ese sentido considero que, si algo está mal de un lado o del otro, hay que decir que está mal. Todo esto te hace tener conciencia de tu realidad, mi realidad fue esa y desde ahí, de niño yo hacía dibujos de guerra, evidentemente uno queda marcado con eso.

la-maquina-01 del-paisaje-y-sus-reinos-03

Si te hubieras quedado en Chile, ¿crees que te habrías dedicado al arte?

Yo nací en una familia sencilla, en Lautaro, un pueblo pequeño, donde es muy difícil poder estudiar Arte, me habría tenido que ir a Temuco, en Lautaro habría trabajado en otra cosa. Hasta el día de hoy, es muy difícil poder trabajar en torno al arte en Chile. Tal vez hubiera existido apoyo, pero cuesta mucho sobre todo porque no hay un mercado, no hay coleccionismo, por suerte hay personas que coleccionan mi trabajo, pero me costó mucho.

¿Qué hizo que decidieras volver a Chile?

Recién me había titulado de Bordeaux y estaba buscando qué quería hacer como trabajo, como creación, como obra. Había ahorrado un poco de dinero de mis pegas de verano y me subí al avión. Quería conocer Chile, su gente y finalmente decidí quedarme, de a poco ir viendo qué pasaba.

Cuando llegaste a Chile, ¿cómo fue dedicarte al arte?

Al inicio fue muy difícil, en muchos momentos dude si lo lograría, pero dije que esto no me podía ganar. Dedicarse al arte en Chile no es fácil.

Según tu experiencia, ¿qué crees que debería tener Chile para que el artista se sienta apoyado?

Se debe hacer gestión con dinero del Estado, pero combinado con el mundo privado, hay que generar un mercado paralelo. Aquí los artistas dependen del Fondart, que es como un monstruo, yo me lo he ganado tres veces en mi vida. Mi postura es que no se debería volver a postular de inmediato, si no que queden dos años inhabilitados de postular, para que esa persona empiece a buscar al mundo privado o a otras instituciones para generar recursos. Además, este fondo es muy complejo, prácticamente hay que tomar un magister para poder rendirlo, muy técnico, yo creo que no se debería rendir, porque uno en el camino va modificando formas, en una obra se entiende que si hiciste bien los cálculos y te lo aprobaron es porque es lo que corresponde.

¿Cuáles son tus proyectos actualmente?

el-rapto01-norton-maza1Hay varios proyectos. Uno va ramificando una idea que te va llevando a varias ideas, soluciones de esas ideas. El más pronto es el que se viene en octubre en Casa Blanca, la exposición de “Recorrido del Deseo”, una obra sobre la inmigración clandestina. Además, voy a participar con las fotos de mi obra “El Rapto”,  en una exposición organizada por el Museo Nacional Bellas Artes, la que va a itinerar por distintas ciudades para terminar nuevamente en el museo.

Después me voy a Estados Unidos, a una feria de arte en Los Ángeles, donde sólo a tres artistas los invitaron a hacer un solo y yo soy uno de ellos.  Luego mi viaje sigue por Estados Unidos, Argentina y México, yo creo que en el país azteca está el centro de operaciones, ya he estado ahí y es una buena plataforma o lugar estratégico para luego poder desplazarse a Europa o Latinoamérica.

¿Qué te parece el público chileno?

Es muy diverso, hay público que se considera conocedor, y en los eventos gratuitos, asisten personas que por primera vez han ido a un museo y ahí pasó de todo, la gente confunde lo poético con su mala comprensión de lectura. En una de mis obras que considero más relevante en Chile, “El Rapto”, asistieron más de dos mil personas, y lo que me llamó la atención fue que hubo un grupo de gente que quería sacar las cuerdas que afirmaban la bóveda de la obra, creyendo que algo sucedería. Yo sin identificarme traté de explicarles que no se podía, pero seguían insistiendo, que además estaban esperando un grupo de otras personas que venían en camino para soltarlo, por suerte tenían doble anclaje por seguridad, y los guardias tuvieron que intervenir, o sino habría ocurrido un grave accidente por el peso de la estructura.

Incursión en el mundo musical

caratula-mundo-hostil-588x539Para Norton su arte tiene mucha relación con el rock pesado, por esta razón ha aceptado colaborar en la puesta en escena de diferentes grupos nacionales, entre ellos el más reciente, Weichafe – guerrero en mapudungun-, con la creación de la caratula del disco “Mundo hostil” y la puesta en escena del su lanzamiento en el Teatro Cariola.

“Mi trabajo tiene esa cosa como rockera pero desde las artes visuales, uno trabaja con lenguajes y códigos, gráficas y contenidos muy actuales y sobre todo visualmente llevar a cabo eso le da una fortaleza, en el sentido de llamar la atención para que las personas al momento de ver una obra tengan distintos elementos de donde poder analizar. Me encanta, es emocionante ver la obra que uno trabajó con sus manos en los escenarios, es muy estimulante”.

Comentarios




Publicado por

Ruda

Biografía del autor.